Etiquetas

,

[páginas 173-174]

Y, una vez recibida esta nueva orden, ¿qué fue lo que hizo Satán? Voy a leéroslo, tal como está en la Biblia: “Y salió Satán de delante de Jehová e hirió a Job de una mala sarna desde la planta de su pie hasta la mollera de su cabeza”.

Y ¿guardó Satán la vida de Job, como Dios le había ordenado? Me temo que la respuesta es sí, que eso fue precisamente lo que hizo.

Estoy seguro de que todo recordamos el triste final de aquella historia. Job no perdió su fe, sino que la mantuvo fuerte y aumentada. Y el Señor, como aquí queda registrado, “le entregó a Job el doble de lo que poseía antes”.

(Tricky cierra la Biblia. Se enjuga rápidamente el sudor de las escamas con el dorso de la garra.)

Mis queridos compañeros de Condena, desafío a Satán a que refute estas acusaciones que acabo de hacerle. Desafío a Satán a que niegue su papel en el caso de Job. Lo desafío a que niegue que intervino voluntariamente y sabiendo muy bien lo que hacía, en provecho de los enemigos jurados del Infierno. Lo desafío a que niegue que si aquello no constituyó un acto de pura y simple traición, fue por lo menos una rotunda desatención de los intereses de los Réprobos, como si Satán hubiera estado al servicio de los Justos.

Ahora bien, Satán preferirá calificar estos actos de “malvados” y “diabólicos”. Pero a lo que hizo yo lo denomino rendirse; y voy a deciros otra cosa: así es como lo denominan los líderes del Cielo, también. Porque, no nos llamemos a engaño: conozco bien a los del otro lado. Me he entrevistado con sus representantes. Sé lo despiadados y fanáticos que son, y, puedo asegurároslo, si os rendís a su Voluntad, si con ello pensáis que evitaréis la consagración de una sola alma a su Bondad, cometéis un grave error. Lo único que conseguiréis es aumentarles el apetito. Porque este Dios de la Paz no quiere solamente a Job. Quiere a todos los Job. Y si no le salimos al paso, todas y cada una de las veces, llegará el día, amigos míos en que lo oiremos aporrear las Puertas del Infierno.

Y por eso os digo que ha llegado el momento de no seguir apaciguando al Dios de la Paz. Por eso os digo que ha llegado el momento de intensificar nuestras actividades y lanzar una nueva ofensiva en esta batalla por las mentes y los corazones y las almas de los hombres. Porque no es otra cosa que una batalla ideológica, lo que sostenemos; y por eso necesitamos un Demonio que esté dispuesto a defender sus ideales y sea capaz de defenderlos. Lo que no cuenta no es el tamaño ni la edad de los cuernos que cada uno tenga; es lo se sepa hacer con ellos. Es nuestra vida entera lo que debéis juzgar aquí. Es el objeto de nuestros afanes. Es todas las cosas en que creemos. Lo que estoy tratando de deciros esta noche es que la marea de la Historia está de nuestra parte, y que sabremos mantenerla a nuestro lado, porque nuestro lado es el bueno, es decir el lado del Mal. Y no nos llamemos a engaño: si salgo elegido, intentaré, como Demonio, que el Mal acabe imponiéndose; intentaré que nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos no tengan que conocer jamás el terrible flagelo del Bien y de la Paz.

Gracias.

LUEGO VI A UN ÁNGEL QUE BAJABA DEL CIELO Y TENÍA EN SU MANO LA LLAVE DEL ABISMO Y UNA GRAN CADENA, DOMINÓ AL DRAGÓN, LA SERPIENTE ANTIGUA, QUE ES DIABLO Y SATANÁS, Y LO ENCADENÓ POR MIL AÑOS. LO ARROJÓ AL ABISMO, LO ENCERRÓ Y LE PUSO ENCIMA LOS SELLOS, PARA QUE NO SEDUZCA MÁS A LAS NACIONES… APOCALIPSIS

FIN

Nota: 7. Hasta con Roth cuesta leer sobre Nixon.

our-gang-title-card
NUESTRA PANDILLA
Philip Roth

Traducción de Ramón Buenaventura
Literatura Mondadori

3195829992_372483fc1a_m
gangourgangroth-our_gang1

ÍNDICE

Nota del traductor

1. Tricky reconforta a un atribulado ciudadano
2. Tricky da una conferencia de prensa
3. Tricky sufre otra crisis, o Conferencia de los Cerebrines
4. Tricky se dirige a la Nación (el famoso discruso “Algo huele a podrido en el Estado de Dinamarca”)
5. El asesinato de Tricky
6. En la senda del retorno, o Tricky en el infierno

Comentario en el blog Ladridos crepusculares

Anuncios