Etiquetas

,

[páginas 311-313]

-…Bueno, ¿qué tal te fue con la heredera, los abogados y toda la panda?

-Pues tuvimos una larga discusión. La señorita Dorland se empeñó en dividir el dinero, y yo dije que no, que no podía consentirlo. Dijo que era suyo a resultas de un crimen, y Pritchard y Murbles le dijeron que ella no era responsable de los crímenes de otros, y yo que iba a parecer que me beneficiaba de mi tentativa de fraude, y ella que no, que en absoluto, y así siguió la cosa. Es una chica de lo más decente, Wimsey.

-Sí, lo sé. En cuanto descubrí que prefiere el borgoña al champán la tengo en muy alta estima.

-No, en serio… Tiene algo admirable, es sencilla…

-Sí, no es mala chica, aunque yo no hubiera pensado que fuera tu tipo.

-¿Por qué?

-Pues… bohemia y esas cosas. Y su aspecto físico no es su punto fuerte.

-No tienes por qué ponerte insultante, Wimsey. Supongo que tengo derecho a valorar a una mujer con inteligencia y personalidad. No seré un intelectual, pero la cabeza me sirve para algo más que para llevar el sombrero. Y al pensar en lo que pasó esa chica con el sinvergüenza de Penberthy, me hierve la sangre.

-Ah, ¿te has enterado de todo eso?

-Sí. Me lo ha contado ella, y la respeto por eso. Me pareció muy valiente. Ya va siendo hora de que alguien lleve un poco de alegría a la vida de esa pobre chica. Tú no comprendes lo desesperadamente sola que ha estado. Tuvo que dedicarse a lo del arte para entretenerse en algo, pobre criatura, pero ha estado apartada por completo de una vida normal, razonable, femenina. Con las ideas que tú tienes, a lo mejor no lo entiendes, pero tiene un carácter encantador.

-Perdona, Fentiman.

-En vista de cómo se tomó todo el asunto, hizo que me sintiera verdaderamente avergonzado. Cuando pienso en el lío en que la metí por mis malas artes… ya sabes…

-Amigo mío, tu actuación fue providencial. De no ser por tus malas artes, como tú dices, ahora estaría casada con Penberthy.

-Eso es verdad… y por eso es tan increíble que me haya perdonado. La pobre chica quería a ese sinvergüenza, Wimsey. No sabes lo penoso que resulta.

-Bueno, tendrás que hacer todo lo posible para que lo olvide.

-Lo considero una obligación, Wimsey.

-Muy bien. ¿Haces algo esta noche? ¿Te apetece que vayamos a algún espectáculo?

-Lo siento. Estoy ocupado. Es que, voy a llevar a la señorita Dorland a eso nuevo que ponen en el Palladium. He pensado que le sentaría bien, que la animaría y eso.

-Ah, estupendo. Que haya suerte.

-… Y la comida es cada más vergonzoso. Ayer, sin ir más lejos, hablé sobre el asunto con Culyer, pero no hará nada. No sé para qué sirve el comité. Este club no es ni la mitad de lo que era antes. De hecho, Wimsey, estoy pensando en presentar mi renuncia.

-No, por favor, Wetheridge. Este sitio no sería el mismo sin usted.

-Fíjese en el alboroto de la última temporada. Policías, periodistas… y después Penberthy se salta la tapa de los sesos en la biblioteca. Y el carbón es pizarra. Ayer, sin ir más lejos, estalló algo como un obús (te lo aseguro, exactamente igual que un obús) en el salón de juego, y estuvo a punto de darme en el ojo. Le dije a Culyer: “Esto no debe volver a ocurrir”. Ríase si quiere, pero yo conocí a un hombre que se quedó ciego porque le saltó una cosa así de repente. Estas cosas no ocurrían antes de la guerra y… ¡Por todos los santos! ¡Por todos los santos, William! ¡Fíjese en este vino! ¡Huélalo! ¡Pruébelo! ¿Que venía con el corcho? Sí, a lo mejor lo tenía antes. ¡Dios mío! No sé qué va a ser de este club.

FIN

Nota:4. Apolillada.

EL MISTERIO DEL BELLONA CLUB
Dorothy L. Sayers

Traducción de Flora Casas
DeBolsillo

ÍNDICE

Introducción, por Elizabeth George

1. Cara de Musgo
2. La dama queda eliminada
3. Los corazones valen más que los diamantes
4. Lord Peter declara tréboles
5. …Y se encuentra el palo de tréboles cerrado
6. Reaparece un naipe
7. La maldición de Escocia
8. Lord Peter triunfa por la fuerza
9. Jota alta
10. Lord Peter adelanta una carta
11. Lord Peter se lleva los triunfos
12. Lord Peter gana una baza
13. Triunfan picas
14. Gran slam de picas
15. Baraja y vuelve a repartir
16. Cuadrilla
17. Parker juega una mano
18. Figuras
19. Lord Peter juega la mano del muerto
20. Ann Dorland hace una apuesta
21. Lord Peter se echa un farol
22. Las cartas sobre la mesa

Autopsia
Epílogo, por Paul Austin Delagardie
Elogios por Jose María Guelbenzu

Anuncios