Etiquetas

,

[páginas 259-261]

Yo, visto que era ya forzoso, salí de galera y vine a palacio, donde me vi con el secretario; y mostré mis bulas, que se quedó espantado y se subió arriba a mostrárselas al conde, el cual dijo “Desenojadero tiene Contreras; catequizadle, por vida nuestra, de manera que se quede aquí”. Bajó y comimos, y hubo grandes sermones, y no hubo remedio de quedarme. Las dos galeras pasaban a Gaeta, donde estaban otras aguardándolas para ir a Génova. Diome el secretario un pliego del Conde para que diese en mano propia a la Marquesa de Charela; hícelo. Y habiendo tirado el tiro de leva, me envió el Gobernador de Gaeta el bergantín armado para que fuese a Nápoles; que toda mi ropa estaba debajo de todo, que no se podía sacar e iba zarpando ya, que es lo que me valió. Hicimos nuestro viaje a Génova con bien, donde llegados, a dos días, llegó el Infante Cardenal que esté en gloria. Hizo su entrada galantemente; de allí se fue a Milán y yo a la vuelta de España, en las galeras que vino el Infante Cardenal. Llegué a Barcelona en breve tiempo, y de allí a Madrid, donde me alojé en casa del secretario Juan Ruiz de Contreras, padre de don Fernando, el que hoy está a la altura. Regalóme mucho en su casa y comencé a tratar de pretensiones. Lo primero fue ir a tomar posesión de la encomienda. Volvíme a Madrid y topé con mi hermano, que estaba pretendiendo, pidiendo le diesen su sueldo, donde había sido reformado por el oficio de Flandes y, habiéndose visto en el Consejo, se le dieron veinte escudos de entretenimiento y carta para que se le diese compañía por el oficio del secretario Rojas, el cual despachó un billete al secretario Pedro de Arce dándole cuenta de aquella merced, el cual recurrió y lo detuvo muchos días, haciendo conscientes a los Consejeros de Estado que yo había sido capitán de caballos de tramoya, y que él no había de hacer aquel despacho. Esto lo supe al cabo de algunos días. Como no se despachaba el despacho de mi hermano, fuime al Marqués de Santa Cruz, del Consejo de Estado, y apretéle sobre la materia, con que me dijo “¿Cómo quiere que le den a su hermano el despacho, si Pedro de Arce dice que vuesamerced fue capitán de caballos de tramoya?”. Con lo cual volví las espaldas sin decirle nada al Marqués y fuime a mi casa, y, sin comer bocado, saqué la patente de capitán de caballos corazas y otra de cabo tropa de quinientos y mi reformación y licencia, y apreté los pies y volví a casa del Marqués de Santa Cruz. Hiciéronme entrar y díjele “Suplico Vuesa Excelencia me oiga: más ha de veinte años que en el postigo de San Martín me llamó una dama, anochecido; subí arriba y estuvimos parlando un rato, a lo que llamaron a la puerta. La señora dama dijo que me escondiese, que luego se iría Pedro de Arce, que era el que venía. Dije que no me había de esconder por ningún caso, que le abriesen. Afligida, la señora mandó que le abriesen. Subió el señor Pedro de Arce con su estoque y su broquel, verde como una lechuga; entonces era oficial de la Guerra. Así como me vio, me preguntó: “¿Qué hace aquí?”. Yo le respondí “Esta señora me estaba preguntando por una amiga suya”, y sin acabar la razón enderezó su broquel. Yo estaba sobre la mía y fui presto, que le di en él una estocada que broquel, él y estoque rodaron por la escalera, dando voces que era muerto, sin estar herido. Bajé con la bulla yo también y fuime con Dios. Y a él le llevaron a su casa medio muerto de la caída, con que siempre ha tenido conmigo ojeriza todo este tiempo. Ahora vea Vuesa Excelencia esta patente, licencia y reformación con que echará de ver que lo que he contado es verdad, y que fui capitán de corazas siete meses y tres días”.

Mandóme… 1

1. Aquí finaliza la parte conservada del manuscrito. El resto se ha perdido

FIN

Nota: 8. Más vida en una línea que muchas vidas.

VIDA DE ESTE CAPITÁN
ALONSO DE CONTRERAS

Prólogo de Arturo Pérez-Reverte y José Ortega y Gasset

Reino de Redonda, 2008

ÍNDICE

Como tiros de arcabuz (Prólogo), por Arturo Pérez-Reverte 9

Sin mirar adelante ni atrás (Prólogo), por José Ortega y Gasset 21

VIDA DE ESTE CAPITÁN

Libro primero: Del nacimiento, crianza y padres del capitán Alonso de Contreras, caballero del hábito de San Juan, natural de Madrid 61

Libro segundo: En que se da cuenta de mi venida a España y peregrinos sucesos que me sucedieron 129

Cuadro cronológico 263

APÉNDICES

Leer reseñas

Anuncios